Sobre la entrada

Información del autor

Estudiante de Antropología Social y Cultural. Ha orientado su carrera hacia la maternidad como fenómeno cultural y social. Está especializada en parentesco, nuevos procesos familiares, lenguaje, simbolismo y antropología visual. Ha realizado cursos de formación específica en Antropología Física y Evolución Humana por la Universidad de Wisconsin-Madison. Ha trabajado en España con toxicómanos en proceso de rehabilitación. También ha realizado labores humanitarias en Ciudad del Cabo con niños discapacitados en situación de abandono. En proyecto: “Las trabas culturales para la maternidad subrogada”. www.antropothings.wordpress.com – antropothings@gmail.com

Gestación subrogada: una breve reseña sobre la importancia de la elección de las palabras

La ciencia social es una disciplina que exige utilizar los términos adecuados en cada caso para evitar ambigüedades. En la vida cotidiana también debería ser así, pero a veces nos encontramos con escollos como el siguiente.

viente palabras alquier dineroLakoff y Johnson, en su libro Metáforas de la vida cotidiana[1], hacen un pormenorizado estudio sobre la elección de las palabras y cómo se relaciona este hecho con la cultura, el entorno, la ideología y el pensamiento inconsciente.

En este artículo se pretende poner de relieve el problema de llamar a las cosas de cualquier manera, menos por su nombre, y concretamente nos vamos a referir a la gestación subrogada.

Actualmente en España hay un importante movimiento que promueve la legislación y, por tanto, la legalidad, de la gestación subrogada. Probablemente, muchas personas no sabrán a qué nos referimos con esta expresión, y esta es la primera muestra de que no estamos utilizando las palabras correctas para denominar un hecho social.

La gestación subrogada también se conoce como vientre de alquiler, madre de alquiler o maternidad subrogada. Ninguna de estas es una expresión correcta para referirse al proceso social y biológico por el cual una mujer gesta al hijo de otra pareja. Es decir, que tendríamos un padre biológico, una mujer gestadora y una madre donante de óvulos. El fin último de esta técnica de reproducción asistida es que una mujer que no puede gestar, sí pueda tener un hijo con su propia carga genética en el caso de que sus ovarios sean sanos y funcionales.

Existen muchas trabas culturales a este nuevo modo de hacer familias, pero a eso estoy dedicando todo un trabajo de investigación, y no me quiero extender más de lo necesario. El caso es que una de esas trabas culturales es el lenguaje.

Lo que acabo de describir se llama gestación subrogada, y no de otro modo. No se llama vientre de alquiler, porque vientre denota objeto, y alquiler implica beneficio económico. En la gestación subrogada, ninguno de los elementos que intervienen son objetos, y la finalidad de la gestante por subrogación tampoco es ganar dinero[2]. Con esta expresión mal empleada lo único que conseguimos es cosificar y mercantilizar un hecho  que nada tiene que ver con esos dos conceptos.

Tampoco podemos decir que se trate formalmente de una maternidad subrogada, o madre de alquiler, puesto que la gestante en ningún momento ejerce de madre. Y aquí entraríamos en la eterna polémica sobre si una madre es la que pare, la que cría o la que pone el óvulo.

A estas alturas de siglo XXI va siendo hora de reconocer y aceptar que las familias adoptan múltiples formas, y se crean de maneras muy diversas. No aceptar este hecho pone de manifiesto un pensamiento retrógrado e inadaptado a la realidad social. No es una cuestión de opiniones, es una cuestión de educación.

Tantos los medios de comunicación como las personas que nos dedicamos a la ciencia social tenemos la obligación de usar las palabras adecuadas. Llamar a la gestación subrogada vientre de alquiler puede, dependiendo del contexto, ser incluso peyorativo. Además pone de relieve la falta de conocimiento del proceso de la persona que habla. Simplemente, no es la expresión adecuada.

Hemos de tomar consciencia de la importancia de elegir las palabras. Hace 50 años, la palabra maricón era más que habitual. Poco a poco hemos conseguido sustituirla por otra no peyorativa, y este fenómeno ha ido acompañado de grandes logros sociales para el colectivo LGTB.

Las palabras son un fiel reflejo de la sociedad en la que se intercambian, y con ella evoluciona el lenguaje.

Columinista Bárbara Urban


[1]    George Lakoff y Mark Johnson, Metáforas de la vida cotidiana, Cátedra, Madrid 1986.

[2]    En la ILP que podéis ver en este enlace, se establece que la gestante recibirá una compensación económica por las molestias causadas, muy lejos del afán lucrativo: http://www.xn--gestacionsubrogadaenespaa-woc.es/index.php/2013-10-16-13-08-07/texto-ilp . Además esta compensación se pretende que sea regulada por el Ministerio de Sanidad, quedando así fuera de las leyes de la oferta y la demanda.

p-evalua

Anuncios

Etiquetas:, , ,

19 comentarios en “Gestación subrogada: una breve reseña sobre la importancia de la elección de las palabras”

  1. guillergalo 11/03/2014 a 8:36 PM #

    Claro, son asuntos culturales en las formas de hacer familia, donde entra la cooperación, el cuidado mutuo, la vida como esencia del ser juntos, por otros, por nosotros. Los que se nombra bien existe bien, lo que se nombra mal se distorsiona y genera des-entendimientos, dificultades y enreda encadenamientos de practicas perversas donde se saben mover las mafias que trafican con estas necesidades humanas, tan esenciales.

    • Bárbara Urban 12/03/2014 a 8:35 AM #

      Por eso pienso que es tan necesaria una regulación a nivel legislativo lo más pronto posible. Así evitaríamos situaciones de asimetría y de verdadera explotación.

      Gracias por tu comentario,

      Bárbara

  2. bollosapiens 11/03/2014 a 10:07 PM #

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en la importancia de elegir bien las palabras pero, en este caso, creo que el término gestación subrogada es un eufemismo para referirnos a un servicio realizado, en la mayor parte de los casos, única y exclusivamente a cambio de dinero. Puesto que el acto primario es una transacción económica a cambio de un servicio, lo que resulta a mi entender falaz y tergiversante es esconder un acto con una gran componente explotativa detrás de una terminología dulcificante.

    Mi problema no es con la gestación subrogada altruista, sino cuando esta se realiza a cambio de dinero, como sucede en todos estos países a los que los españoles van a realizarla. El sistema que propone el enlace 2 es de hecho similar a los sistemas de comercialización regulada de órganos, tales como el de Irán. Hay múltiples estudios que documentan lo nocivo de introducir una compensación económica en la donación de sangre, órganos, etc. No pretendamos disimular el paralelismo de alquilar un vientre con, por ejemplo, vender un órgano, por muy regulado que sea el sistema.

    • Bárbara Urban 12/03/2014 a 8:34 AM #

      Hola Bollosapiens. Te recomiendo que visites la página de Facebook “Gestación Subrogada en España” para disipar todas esas dudas.

      No encuentro adecuado el término “explotativo” cuando las gestantes son personas voluntarias. Por otra parte, estamos hablando de un embarazo y un parto, con su consiguiente riesgo para la salud. El acto de gestar al bebé de otra pareja, por muy bien pagado que estuviese, no compensaría el riesgo que conlleva, ni las implicaciones sociales y culturales para la gestante. Por esto, yo sí lo considero un acto altruista.

      Entender que es una transacción económica es una de las trabas con las que me encuentro día a día en mi investigación, de hecho como bien habrás leído en la ILP, la compensación económica que recibe la gestante la establecería un organismo público, quedando así fuera de toda especulación.

      Lo que hagan en otros países no es equiparable a lo que se haría en aquí si se aprobase la ILP, por el simple hecho de que nuestra sociedad y nuestra cultura no tiene nada que ver con la interpretación del parentesco en otros lugares del mundo. Por ese motivo he eliminado de mi reflexión una posible comparación transversal entre España y otros países.

      No me imagino a ninguna mujer pariendo a diestro y siniestro por dinero. No obstante, espero que lo podamos comprobar pronto.

      Gracias por interesarte,

      Bárbara

      • bollosapiens 12/03/2014 a 10:03 PM #

        Hola Bárbara, muchas gracias por tu respuesta.

        Las gestantes son “voluntarias” sólo a cambio de una remuneración económica sustancial no destinada a sufragar sus gastos medicos sino a incentivar la prestación de un servicio. Te refiero una vez más al caso paralelo de la donación de un órgano: el donante recibe cuidados médicos y sus gastos sanitarios están cubiertos POR EL SISTEMA, no por el receptor del órgano. En ningún momento hay un pago en dinero o en especie, que supondría una “comodificación” del cuerpo humano. En ausencia de incentivos económicos se puede garantizar la libre voluntariedad del donante (o gestante), que da un órgano libremente (o subroga su útero) no movido por la necesidad ecónomica. Adicionalmente, se garantiza un acceso justo a los órganos para los pacientes que los necesitan (o a la descendencia para aquellos que por motivos médicos o biólogicos no pueden tenerla autónomante), en contraposición a “un derecho” para sólo aquellos que pueden permitirse pagarlo.

        A partir del momento en el que se introducen incentivos económicos, el donante, o la gestante, se someten a un procedimiento médico de riesgo porque quieren o necesitan el dinero. Esto es lo que legalmente se conoce como “abuso de una situación de vulnerabilidad”, que inhabilita cualquier consentimiento legal a someterse a un procedimiento (http://www.unodc.org/documents/human-trafficking/2012/UNODC_2012_Issue_Paper_-_Abuse_of_a_Position_of_Vulnerability.pdf)

        Por eso me reitero en decir que la gestación subrogada no es nociva per se, sino cuando se introducen incentivos económicos de cualquier tipo y los gestione quien los gestione. Te refiero a si mismo a los tratados más básicos de derechos humanos y bioética, donde se recoge que “el cuerpo humano y sus partes, como tales, no debe-
        rán ser objeto de lucro” (http://www.coe.int/t/dg3/healthbioethic/texts_and_documents/ETS164Spanish.pdf)

        Si estás trabajando en el campo de la gestación por subrogación estarás perfectamente al tanto de que la realidad es que no hay en la actualidad ningún sistema aprobado que no esté basado en la compensación económica de una gestante (si esta no está emparentada con los futuros padres) y que, contraviniendo el principio éticos básico de equidad, puesto que sólo personas con muchos medios económicos pueden permitirse “comprar” la voluntad de otra persona para que geste y ulumbre a su hijo.

        A mi me horroriza pensar en una sociedad en la que lleguemos a esto:

        http://www.lavanguardia.com/vida/20130427/54372910667/crisis-mujeres-espanolas-alquilan-vientre.html#.UX1pplNH0N0.twitter

        http://www.elmundo.es/cronica/2013/11/17/528660b00ab74029508b4577.html

      • Bárbara Urban 13/03/2014 a 9:18 AM #

        Hola de nuevo! Comprendo tu preocupación, de hecho es una de las grandes trabas con las que la GS se encuentra. Pero en ese aspecto puedes estar tranquila porque la propuesta de ley lo ha previsto de este modo:

        “(la gestante) deberá haber gestado al menos un hijo sano con anterioridad, que éste esté vivo, disponer de una situación socio-económica estable”

        Esto garantiza dos cosas:
        1.- que la gestante sabe qué es un embarazo y un parto, y por tanto puede actuar con criterio propio y en consecuencia.
        2.- que la gestante no lo hace por dinero porque se le exige una situación económica estable. Es decir, que no se daría el supuesto que tú comentas de abuso de una situación de vulnerabilidad porque la gestante no se puede encontrar en tal situación.

        Por otra parte, la compensación no contempla más que cosas como por ejemplo medicamentos, clases de preparación al parto, transporte, días de baja en el trabajo etc. Es decir, que realmente la gestante no va a cobrar por gestar, sino que va a recuperar un gasto derivado del servicio que presta. Cito:

        “La compensación económica resarcitoria que se pueda fijar sólo podrá compensar las molestias físicas, los gastos de desplazamiento y laborales y el lucro cesante inherentes al procedimiento, y proporcionar a la mujer gestante las condiciones idóneas durante los estudios y tratamiento pre-gestacional, la gestación y el post-parto. La compensación económica será con cargo a los progenitores subrogantes y a beneficio de la mujer gestante”

        La compensación económica corre a cargo de los subrogantes del mismo modo que son las clínicas de reproducción asistida las que pagan a los donantes de esperma o de óvulos, pero la cantidad no se fija en base a la ley de la oferta o la demanda, sino que hay convenios específicos para evitar el mercadeo. Es decir, que paga el interesado, pero no paga lo que quiere, sino lo que se establece por ley dentro de una horquilla variable en función de las circunstancias. Sería algo parecido al establecimiento de indemnizaciones por un accidente laboral, por ejemplo.

        Sigo aquí para lo que quieras. Gracias,

        Bárbara

      • bollosapiens 14/03/2014 a 1:01 AM #

        En un sistema altruista y justo, los donantes, o las gestantes, no incurren en ningún gasto porque estos son cubiertos directamente por el sistema (no por los beneficiarios que pueden permitírselo!) Así, no es necesario ningún pago adicional susceptible de alterar la voluntad del donante, o la gestante.

        Lo que sería un excelente trabajo sociológico es estudiar cuantas mujeres se prestarían a gestar por subrogación sin ningún gasto por su parte pero sin más recompensa que “ayudar al prójimo”.

        Habrás leído hoy en las noticias lo de el rico libanés que ofrecía 40.000€ a cambio de una donación de hígado ¿no? ¿Eso también consideras que era para resarcir a los “voluntarios” por “las molestias físicas, los gastos de desplazamiento y laborales y el lucro cesante inherente al desplazamiento”, etc.?

    • Bárbara Urban 16/03/2014 a 11:49 AM #

      ¡Buenos días Bollosapiens!
      Sí estoy al tanto de la noticia de la que me hablas. Efectivamente, en España comprar un órgano es ilegal. Pero hay diferencias muy obvias entre esto y la GS. Para empezar, la GS se pretende legislar precisamente para eso, para evitar situaciones fraudulentas derivadas de los apuros económicos. De hecho, la GS en España no está permitida, pero no es un delito, por eso hay parejas que pueden hacerlo en el extranjero.
      Por otra parte, no cabe comparación entre un órgano, algo insustituible, y un útero, que es un órgano funcional. Quiero decir que lo que una gestante “vende”, si lo quieres llamar así, no es su cuerpo, no es un órgano, sino un servicio, un procedimiento.
      Respecto a cuántas mujeres harían de gestante sin dinero de por medio, sí sería un estudio interesante que te invito a que lleves a cabo y nos lo cuentes. Puedes empezar por tu entorno más cercano. Ninguna gestante lo haría por dinero porque insisto (aunque no pretendo convencerte de nada) de que los gastos solo sufragan detalles como transporte etc. No compensa, no es un mercado, no es un negocio. De hecho existe en la ILP que habrás leído un punto concreto que hace referencia a las características psicológicas que ha de cumplir una gestante. Yo confío en el trabajo de los profesionales que llevarían a cabo estas evaluaciones. Pero no voy a volver a sacar este tema porque me da la sensación de que me repito.
      Por otra parte, empezando por mi misma, da por hecho que si mis hermanos necesitaran un útero para gestar a sus hijos tendrían el mío disponible.
      Sé que a veces es difícil de creer, pero hay gente altruista, te lo aseguro. Además, una gestante no tiene por qué ser necesariamente una desconocida.
      No obstante, me gustaría decirte también que no pretendo en ningún momento convencerte de nada ni cambiar tu opinión. De hecho agradezco tus argumentos en contra, son muy útiles y aportan riqueza al debate social.
      ¡Feliz domingo!

  3. Luisa Notario 12/03/2014 a 2:32 PM #

    Hola Bárbara, me parece muy interesante el artículo porque desde las asociaciones LGTB nos oponemos al uso de cualquier término diferente a gestación subrogada por los motivos que expones.
    Pero hablando del uso correcto del lenguaje y las palabras para que sean lo más inclusivas posible, decirte que no es apropiado afimar que existe un padre biológico, una mujer gestadora y una madre donante de óvulos ya que no siempre es así. Son muchas las parejas de hombres que utilizan esta técnica, con lo cual la donante de óvulos tampoco será nunca una madre, existiendo en este caso un padre biológico, una mujer gestante y una donante de óvulos, que podría ser la misma, y otro padre no biológico.
    Hecha esta pequeña matización, gracias por el artículo que compartimos desde el Grup de Famílies de Lambda en Valencia.

    • Bárbara Urban 13/03/2014 a 8:27 AM #

      Ahora te leo, Luisa. No te quito un ápice de razón. Como ya te comenté por mail, ni la GS ni mi propio trabajo de investigación excluyen a las parejas de hombres. Debí explicarme mejor.
      Seguimos en contacto. Encantada de haberos encontrado.

  4. Ainhoa Ezquiaga Bravo 16/03/2014 a 7:25 PM #

    Hola! Me parece muy interesante el tema en que centras tu investigación pero estoy de acuerdo con Bollo Sapiens en que el componente económico establece una diferencia de clase. No hablo de explotación en ningún momento puesto que es voluntario (al igual que la prostitución es voluntaria pero marcada por la necesidad económica, lo cual las posturas abolicionistas muchas veces interpretan como “obligación”), simplemente me parece culturalmente inverosímil que alguien sin necesidades económicas prestase su cuerpo para una gestación. Y si, desde luego que en caso de necesidad muchas mujeres podrían intentar sacar algo de dinero quedándose embarazadas.
    La cuestión es… es eso censurable de algún modo? Yo parto de que cada mujer puede hacer con su cuerpo lo que quiera, sea prostituirse, embarazarse o abortar. Más si de eso depende su supervivencia.
    Lo que me parece algo corto de miras es no incluirlo como dato dentro del análisis, claro.

  5. Bárbara Urban 17/03/2014 a 6:22 PM #

    ¡Hola Ainhoa! Gracias por incorporarte al debate. En primer lugar, lamento que te parezca “corto de miras” no incluir cosas como la que tú comentas. Ojalá tuviera tiempo y espacio para escribirlo todo sobre GS, pero este artículo hace referencia única y exclusivamente a la denominación del fenómeno de la gestación subrogada. Ese es el tema del artículo, y no otro. No obstante, como tenemos todo el espacio del mundo, somos afortunados y podemos seguir hablando de lo que va surgiendo.

    La diferencia de clase es precisamente lo que la iniciativa legislativa popular que ya habrás visto colgada, pretende erradicar. En este momento, la GS es algo que solo unas pocas personas con ingresos muy elevados se pueden permitir. Si la GS fuera legal y regulada en España todo el mundo tendría acceso a ella.

    Veo que se habla mucho que que las gestantes lo harían por dinero y no por solidaridad. Te remito a las conversaciones previas que he tenido con Bollosapiens y te pregunto: ¿de cuánto dinero hablamos? ¿a partir de qué cantidad crees que la gente lo haría por dinero? ¿cuánto cuesta “vender” un embarazo y un parto? Hay cosas que no tienen precio, y por eso no se pagan. Repito que la ILP contempla que para que una mujer pueda ser gestante ha de demostrar una estabilidad socioeconómica, con lo cual está garantizado que nadie lo va a hacer por encontrarse en una situación delicada, puesto que si así fuera sería descartada como posible gestante.

    España es un referente mundial en donación de órganos. No pongo en duda la solidaridad de las personas. Aunque no forme parte de mi trabajo de investigación, que se centra exclusivamente en las trabas culturales, tengo mi opinión y mis esperanzas como cualquier otro ciudadano. También insisto en el detalle de que la gestante no tiene por qué ser una desconocida. En una pareja de homosexuales, puede ser la hermana de uno de ellos, por ejemplo. ¿Quién no lo haría por su hermano? Insisto en que es sólo un ejemplo, habría tantos supuestos como casos de GS.

    Por ahora, la asociación Gestación Subrogada en España pelea para que se apruebe esta técnica de reproducción asistida, nada más. No es su papel convencer a las mujeres para que sean gestantes. Nadie debería hacer eso, y no espero una campaña para captar gestantes como si fueran donantes de sangre. Me parece algo muy serio que requiere un trabajo de reflexión personal profundo y ajeno a la opinión de terceros.

    Supongo que hace 40 años cuando empezaron los ensayos para la fecundación in vitro la sociedad española vería un escándalo engendrar un hijo en una placa de petri. Ahora es muy normal y muy legítimo que a un hombre le paguen 50€ por una muestra de semen para usar en un laboratorio, y que otras personas puedan ejercer su derecho a formar una familia en igualdad de condiciones, al margen de circunstancias médicas, sociales o económicas.
    ¡Nos vemos por los foros!

    Bárbara

  6. Carlos Alberto Leiva Signes 17/03/2014 a 6:54 PM #

    mucha gracias Bárbara por tu gran aporte. Como padre de un hijo subrogado, y como presidente de la Asociación AGAR (www.agar-asociacion.org) te estoy eternamente agradecido.

    • Bárbara Urban 18/03/2014 a 8:15 AM #

      Hola Carlos Alberto. Gracias a ti por tu comentario. Probablemente me ponga en contacto con vosotros más adelante para seguir hablando de mi proyecto.
      Un saludo,

      Bárbara

      • Carlos Alberto Leiva Signes 20/03/2014 a 8:05 PM #

        Bárbara en estos momentos estoy en Argentina, realizando un protocolo de actuación para pacientes que quieran empezar con la gestación subrogada en este país. Regreso el 10 de Abril y después de esa fecha estoy disponible para reunirnos y avanzar juntos en nuestro objetivo de hacer accesible a los que lo necesiten, ésta técnica de reproducción asistida. Muchas gracias por tu interés. envíanos un email a info@agar-asociacion.org para quedar en contacto por ese medio y buscar una fecha y lugar para entrevistarnos.

  7. Daniel Delmás Martín 17/03/2014 a 7:59 PM #

    El vientre de alquiler por mucho que nos pese existe. Países como India o Tailandia lo llevan a cabo, es decir, la mujer realiza el proceso de GS por el dinero que gana y ellas lo dicen sin problemas. El proyecto de ley que presenta la Asociación Por la Gestación Subrogada en España va en la dirección de evitar que el proceso de GS se haga por dinero. No puede ser gestan cualquiera y eso es el requisito más importante para evitar el móvil económico. Por supuesto que se da dinero a la gestante, pero no en pago por lo que hace, sino por compensar aquellos gastos que se desprendan de todo el proceso. Encima de que una mujer libre, informada y voluntariamente dona su capacidad de gestar a una pareja infertil que menos que estos le compensen todo los gastos que le pueda producir el proceso. La legislación que se propone para España se hace por y para evitar la explotación femenina. El objetivo es dar la oportunidad de crear una familia a alguien que no puede por sus propios medios físicos.

    • Bárbara Urban 18/03/2014 a 8:15 AM #

      ¡Gracias por participar en el debate Daniel!

      Bárbara

    • Carlos Alberto Leiva Signes 20/03/2014 a 8:12 PM #

      Muy buenas tus palabras Daniel. MI hijo nació gracias a la ayuda desinteresada de una gestante sustituta de nacionalidad canadiense. en ese país la gestación subrogada esta regulada SOLO en forma altruista. La mujer que dió a luz mi hijo sólo recibió de nuestra familia una compensación por sus gastos como bien lo explicas tu. Ella nunca aceptó de nuestra parte ningún dinero extra ni como incentivo ni como agradecimiento. Sólo abonamos los importes de sus gastos de manutención. Mujeres como estas existen en todos lados. El mundo no está tan mercantilizado como creemos… Ellas dan todo de sí, porque saben que el universo les compensa por otro lado.

  8. lamiradadelislott 22/03/2014 a 3:53 PM #

    Reblogueó esto en lamiradadelislotty comentado:
    Reblogueo a mi colega antropóloga unediana Bárbara Urban de quien siempre aprendo mucho, os recomiendo la lectura de este breve artículo que hace pensar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: